Taller Artesanía Nivacle


Fecha

Sábados 17, 24 y 31 de Agosto

Horario

15:00 horas

Taller Artesanía Nivacle

Cupo lleno!

Cupo: 20 /  a partir de 11 años / gratuito

Impartido por Daniela Benítez, la lideresa nivaclé.

La cultura nivacle estaba basada en la organización en clanes, los cuales ocupaban un territorio definido, recibiendo su nombre del territorio que ocupaban. En todos los clanes estaba impuesto el sistema matriarcal, donde la mujer de más edad poseía una gran autoridad en el seno de su clan, y de enseñar a las niñas a levantar sus hogares y cultivar; en tanto que el hombre de más edad era quien tenía a su cargo la educación de los niños en la pesca, la cacería y la recolección.

Ellos mantenían una comunión muy íntima con la naturaleza, y esto se representaba en sus ceremonias espirituales, las cuales tenían como objetivo honrar y agradecer al Gran Espíritu y a la Madre Naturaleza por las bendiciones de la tierra y la vida.

En cada clan, cuando una mujer llegaba a la edad en que debía hacer su vida, eran sus padres quienes acordaban para ella un matrimonio, o podía optar por elegir ella misma a su compañero de vida. Del mismo modo, también podía optar por permanecer en la casa de sus padres, quedando a cargo de su cuidado y alimentación. En los matrimonios, el esposo debía permanecer en la casa de sus suegros.

Como muchos de los pueblos que habitan el Chaco Paraguayo, los nivaccle tenían una economía de subsistencia, donde la caza, la recolección, la pesca y la horticultura eran la base de sus calendarios y sus ceremonias de temporada. Con estas actividades, ellos tenían un suministro importante de alimentos, los cuales eran administrados de tal manera que producían un intercambio sustentable y sostenible.

Cuando la mujer llegaba a la madurez en su primer ciclo menstrual, las mujeres de su clan, presididas por la más anciana, iniciaban la ceremonia de la creación, llamada “vata’asnat”, durante la cual era consagrada como una mujer completa.

El Tejido era y sigue siendo una parte importante en la educación de las nivacchei, las cuales aprendían este arte después de su primer ciclo menstrual, período durante el cual ella debía permanecer en su casa, y mantener una dieta muy estricta. El tejido no solamente era un medio de subsistencia; era una manera de expresarse por medio de la representación de los elementos de la naturaleza que le rodeaban. Además, es el medio infalible a través del cual transmitían su sabiduría personal, la esencia de sus antecesoras y contribuían al fortalecimiento de la memoria colectiva Nivaccle.

Las muñecas de barro, llamadas vatfa’clavöt, era otro de los métodos que las ancianas del clan usaban para educarlas acerca de los cambios que ocurren en sus cuerpos y preparándolas para ser mujeres. Las marcas que poseen cada una de las muñecas demuestran una jerarquía en la cual las ancianas estaban en un lugar primordial, con cada una de las mujeres ocupando un espacio necesario y complementario en el clan, al igual que en la naturaleza, donde todo lo que existe ocupa un lugar para el bien mayor.

Donde:

Centro Cultural de España Juan de Salazar, Tacuari, Asunción, Paraguay

Agosto 2019

Relacionados